lunes, 3 de septiembre de 2007

Un Paso para la Verdadera Democracia




…¿Para que son esos dientes tan grandes abuelita?
Preguntó la niña al confundir al Lobo…



Pueblo de Venezuela, en estos días ha rodado por la calle frases como “ahora Venezuela es de todos”, “patria, socialismo o muerte”; esta contradicción en la que pone la propaganda oficial se refleja también en la ambigüedad como trata el poder a las grandes mayorías aun cuando hable en nombre de estas.

A un año de celebrar su tercera década después de la última dictadura militar, nuestro país enfrenta nuevamente el flagelo del autoritarismo, otra vez en nombre del pueblo y del progreso.

Se pretende instaurar un sistema “socialista” en sustitución al sistema democrático que conocemos, en esté caso dicho socialismo vendría a ser la piel de cordero que cubre al lobo.

En el socialismo se concibe que el estado tiende a desaparecer cuando las comunidades organizadas asumen las decisiones que rigen las riendas del país, cuando la conciencia colectiva entienda que tiene poder y los que tienen poder entiendan que deben ponerlo en función del ciudadano.

En Venezuela a esto se le ha llamado socialismo del siglo XXI pero nada de esto sucede, en cambio vemos como nuestros diputados asumen líneas directas desde miraflores, funcionarios enriquecerse rápidamente en detrimento de los ciudadanos y los programas públicos, vemos como se utilizan los recursos del estado para hacernos dependientes. Muchos sentimos que de algún modo busca perpetuarse una mutación de la política cuarta republicana. Se castran al nacer los concejos comunales

Entre las banderas rojas que alza el chavismo viene una negra y militar; algunos saben, otros aguantan los pisotones como quien agarra en una piñata. Lo cierto es que persiste una política de prohibido hablar mal del jefe y ya son varios los casos en los que un reclamo se ha hecho ofensa. Recuerden las piedritas lanzadas del “alo presidente”, muy bien eso nos pudo haber pasado a cualquiera de nosotros con oportunidad de hablar con el jefe de estado.

La desobediencia es castigada, el reclamo criminalizado desde la boca del mismo Chávez. Ante las denuncias de corrupción como por ejemplo las de PDVSA, el gobierno responde con su maquinaria publicitaria y propagandística y con sus medios de comunicación que ejercen en la primera línea de batalla y con recursos de sobra.


¿Dónde nos llevan? , ni ellos mismos saben
Muchos de nosotros no auguramos algo bueno.

Autor:merlin.ceballos@gmail.com

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.